Instalaciones

Nada más traspasar la verja de hierro del jardín, se aprecia la majestuosa fachada, típica de una casona cántabra y un jardín con variedad de esculturas del artista cántabro Ramón Calderón. El interior, muy cuidado y una decoración que denota un gran gusto por el detalle, lo convierten en un lugar acogedor e íntimo.
Detalle de escudo roto El edificio mantiene los elementos más característicos de la arquitectura popular cántabra.

Atrás Galería de fotos Adelante